Slider

[7][Let´s talk][xslide]

Reseña: Las marcas de la muerte

Las marcas de la muerte
Mi puntuación: ★ ★ ★ 
+ Datos sobre el libro | Lee los primeros capítulos

Hay dones que pueden convertirse en maldiciones. Y hay maldiciones que pueden liberar a todo el universo. 

Carve the mark o Las marcas de la muerte es la más reciente apuesta de Roth, que regresa con una nueva historia distópica, esta vez con algo muy diferente a lo que nos tiene acostumbrados. En este nuevo mundo, la Galaxia está conformada por diez planetas donde una Asamblea regula el comercio, las armas, los tratados, etc. Cada planeta tiene una característica distinta a los demás: en algunos solo existe el invierno; en otros, el agua cubre toda la superficie. Pero hay un planeta – Thuvhe - donde los habitantes viven en constantes conflictos. Los Shotet eran parte de un pueblo feroz y brutal que quería tomar el poder para ser los nuevos representantes de la nación, un conflicto que divide a su mundo y crea enemigos cada día. En este mundo es donde empieza nuestra historia con Cyra, la hija menor de la familia Noavek, flamantes gobernantes de los Shotet, quién descubre que tiene el don de causar dolor a los demás, pero ese mismo dolor atroz que cause lo sentirá en carne propia. Por otro lado está Akos Kereseth, hijo de uno de los Oráculos más importantes del planeta, que por azar del destino cae en cuenta de que lo suyo es ser inmune a los demás dones. Debido a una proclamación de la Asamblea ambos dones son descubiertos y casi sin querer, sus destinos empiezan a entrelazarse: los Noavek quieren capturar a Akos porque sus habilidades ponen a la élite en peligro y puede que esté en las manos de Cyra encontrar una solución. 

¿Y qué si duele? De todos modos, la vida está llena de sufrimiento.

Seamos sinceros: después de Divergente no tenía muchas ganas de leer algo nuevo escrito por Verónica Roth. No porque fuese una mala trilogía, sino porque la tercera y última entrega me pareció poco más que innecesaria. Por eso no me sorprendió cuando me di cuenta de que mis expectativas con Las marcas de la muerte eran pocas, aunque reconozco que al llegar a la mitad de la historia eso cambió un poco. La novela alterna entre ambas perspectivas, contando cada uno su propio lado de la historia. Pero ahí no queda todo, sino que se añaden momentos relatados en una tercera persona omnipresente, que revela detalles que los propios protagonistas muchas veces no son conscientes. Punto para Verónica Roth por optar por este recursos, pero creo también que debe manejarse con mucho cuidado para no confundir al lector. 

Verónica Roth regresa con su pluma (muy) descriptiva que lleva a que por momentos la narración sea pesada e incluso aburrida. Me pasó con Leal (o Allegiant, como prefiera llamarlo), en que había páginas en que no me enteraba de nada porque parecía irse por las ramas en su afán de recrear mejor un escenario. En el balance está la clave y creo que Roth todavía no encuentra el punto preciso. Ponerse a describir una marca haciendo énfasis en el color, la punta del lapicero una, otra y otra vez más solo lleva a que sea cansino y repetitivo. 

Si le quitas a una persona sus recuerdos, le quitas lo que le dio forma.

Los personajes secundarios son algo que siempre destaco en las novelas y valoro mucho como los autores llegan a manejarlos. Huyo de aquellos que están de relleno, para dar realce a los protagonistas o aparecer mágicamente para solucionarle los problemas y valoro mucho a aquellos que nos van mostrando con el pasar de las páginas su papel dentro de la historia y logran sorprenderme… algo que no encontré en Las marcas de la muerte, que cae de lleno en el primer caso, presentando figuras endebles que solo están ahí porque se necesita un elenco más allá de dos protagonistas. 

Finalmente y pese a todo, algo de esperanza me queda para la segunda parte de esta historia. Las marcas de la muerte ha llegado con cierta controversia (e incluso se ha acusado a Roth de racismo), pero esa polémica queda para una próxima entrada (si les interesaría). Mientras tanto, a mí me ha quedado el bichito de la curiosidad y esperemos que Roth se reivindique en una próxima historia (o quizás, ¿por qué no probar con otros géneros?).


Gracias a Librerías Crisol por el ejemplar para la reseña.

1 comentario:

  1. Hola! A mí, después de una mediocre experiencia con Divergente, este libro me sorprendió para bien. Me interesa conocer tu opinión sobre las polémicas que hubo, la verdad.
    Un besote.

    ResponderEliminar

Nuestras redes

[1][Let´s talk][recent][Let´s talk]

@palabrasqv en Instagram