Reseña: 26 besos

26 BESOS
Mi puntuación: ★ ★
+ Datos sobre el libro | Lee los primeros capítulos 

El verano ha llegado a Michigan y Mel, Seth y Vee deberían estar preparándose para disfrutar los últimos meses antes de que acabe la escuela y cada uno tenga que tomar la difícil decisión de escoger una universidad y separarse para perseguir sus sueños. Pero no es el mejor momento para Vee: hace solo un par de semanas terminó con su novio de toda la vida y aún no lo ha superado (especialmente porque las razones de Mark le parece cuanto menos egoísta). Además, junto a Mel y Seth siempre ha sido los mejores amigos, pero ahora ella sospecha que esos dos se traen algo entre manos y no se siente preparada para perder su amistad si animara a cualquiera de ellos a dar el primer paso e iniciar una relación. Mientras los días pasan, Vee consigue dos cosas para esos meses de sol: primero, un trabajo de medio tiempo que le permitirá interactuar con muchos turistas y pasar bastante tiempo al lado de Killian, un chico que vive en el pueblo vecino que parece haberse fijado en ella (y él tampoco está nada mal). Lo segundo es que, sin darse cuenta, se ve involucrada en una especie de reto personal. ¿Y si para superar a su ex novio lo que realmente le hace falta es besar a otros chicos? Y ya que estamos… ¿por qué no un chico por cada letra del abecedario? Es así como el verano de Vee se convierte en el verano de los 26 besos, en su afán de demostrarse a sí misma que es capaz de lograr lo que se proponga. Al menos, la letra K ya la tiene asegurada, ¿no?

La vida no se trata de encontrarte a ti mismo. La vida se trata de crearte a ti mismo

Sé que siempre digo que no debemos juzgar un libro por su cubierta y al menos en mi caso, trato de aplicar esta idea conmigo misma. 26 besos tenía una portada que desbordaba romance (o al menos es lo primero que vino a mi cabeza al ver tanto pintalabios), pero lo que me llevó a la curiosidad es que estuviera editado por el sello #Numeral, que es relativamente nuevo, pero cuyas historias han logrado sorprenderme porque hasta ahora ha sabido escoger bien las traducciones y acompañarlas con ediciones bien cuidadas. Digo hasta ahora porque me parece – espero – que este libro será mi excepción a la regla (en mi propia opinión, claro está). No porque la historia sea mala, o porque los personajes caigan mal, sino porque cuando uno llega a tomarse algunos minutos en pensar seriamente por donde está yendo la historia empieza a surgir dudas. Y giros extraños. Y escenas que si las trajéramos a la vida real serian estrafalarias y forzadas. Asumo que la clave está en verla solo como una historia de papel y dejarse llevar por el mood de verano que desprende, porque si algo me ha quedado claro es que 26 besos es una novela pasajera que viene y entretiene, pero que no va mucho más allá. Pero vayamos por partes y déjenme explicarme mejor. 

Vee tiene un reto de 26 besos, un verano para cumplirlo y una mejor amiga que la alienta a ello. Tiene también una familia peculiar: vive con su madre y su hermano, pero ocasionalmente visita a su padre, su nueva madrastra, su pequeña hermanastra y su enorme casa valorizada en varios miles de dólares. No se lleva mal con ellos pero tampoco lo bien que le gustaría, porque tienen una forma muy tradicional y perfeccionista de ver la cosas y Vee no la comparte. Por eso es que el reto es conocido solo por ella y Mel, pero, ¿cómo no van a empezar a correr rumores si empieza a besar chicos en un pueblo tan pequeño? Pero mi conflicto no es con ella ni su decisión de cumplirlo como reto, sino del propio dilema que tiene consigo misma y como pese a ser consciente de qué es lo que quiere, va y toma decisiones porque alguien – y no solo uno - le dice que el reto está antes que sus propios sentimientos (no de esa manera, pero el resultado es ese) y ella termina accediendo solo para no parecer una cobarde. Digo yo, ¿demostrar algo a alguien va por encima de demostrarse algo a sí misma? Estoy segura que si la autora hubiera decidido contarnos la historia desde un punto de vista que no fuera el de la propia protagonista, me temo que hubiera sido incapaz de entender las razones de Vee para tomar decisiones y la hubiera catalogada como pusilánime (que no lo es, pero por momentos pareciera).

En cuanto a las dosis de drama y romance, creo que ambas han sido manejadas bastante bien a lo largo de tres cuartos de la novela. Sin embargo, los últimos capítulos fueron... demasiado. Drama innecesario, giros algo estrafalarios y creo que demasiado romance edulcorado para mi gusto. No sé, siento que la autora tenía pocas páginas para cerrar la historia y condensó a la fuerza varios hechos en unos cuantos párrafos, siendo un resultado más bien extraño que rompe con el ritmo al que iba la historia. Pero en fin, retomando a lo que dije líneas anteriores: el secreto está en ver a 26 besos solo como una novela entretenida, para pasar el rato y reírse un poco con ella. Hay uno que otro personaje entrañable y pocas escenas que pueden resultar tiernas y hasta reflexivas. Pero en conjunto, creo que se disfruta más si se empieza a leer sin demasiadas expectativas.



Gracias a Distribuidora Inca por el ejemplar



Related Posts

1 comentario:

  1. Hola! Bueno, qué genial leer reseñas sinceras como esta. Ya de por sí no me llamaba mucho, pero está bueno informarse, y tu reseña fue una buena forma de hacerlo.
    Un besote!

    ResponderEliminar

Quien escribe

Quien escribe
CRISTINA RAMÍREZ
Lectora a tiempo completo y psicóloga en proceso. Adoro el invierno, el café y las historias capaces de llegar al corazón. Ah, y los gatos también.

Entradas a tu mail

+ Contenido


 photo MENU5_zpsrowextgr.png

 photo MENU6_zpsobbyb49b.png

 photo SUGIEREUNPST_zpsevmkxpt4.png

Mis proyectos

 photo 4r small_zpswvfra76v.png
Club virtual de lectura

@palabrasqv en Instagram