Reseña: Cartas de amor a los muertos

Cartas de amor a los muertos
+ Datos sobre el libro | Lee los primeros capítulos

Querido Kurt Cobain...
Así empieza Cartas de amor a los muertos, como parte de un trabajo de escuela que Laurel debe cumplir para obtener una buena nota. Pero es incapaz de detenerse ahí y escribe otra. Y otra. Y una más. Amy Winehouse, River Phoenix, Amelia Eackhart, E.E. Cummings... todos ellos son los destinatario y ella, Laurel, la única remitente. En cada misiva pone un poquito sobre ella y sobre su vida: un nuevo comienzo en la escuela, lo difícil que lo está pasando en su familia, la búsqueda de nuevos amigos, los problemas que surgen en la adolescencia y sobre todo, lo mucho que extraña a May, su hermana y lo difícil que le está costando superar su muerte. Cuando May se fue todo se volvió oscuro: ella era la luz en su vida, tan brillante, tan perfecta. Laurel ni de lejos se parece a su hermana mayor, por lo que nunca serán tan admirada como May lo fue ni tendrá las mismas oportunidades. Su partida ha dejado un profundo vacío en su alma y Laurel necesita cerrar la herida. Quizás las cartas sean el primer paso a la salvación... y sobra decir que, llegado el momento, se vio incapaz de entregar ninguna a la profesora. 

A veces me pregunto por qué peco de superficial en ciertas ocasiones. Teniendo GoodReads, Twitter y la blogósfera que me advierten, ¿por qué soy incapaz de resistirme a una portada tan bonita como esta? Luego viene la etapa de los lamentos, de poner los ojos en blanco y prometer que la próxima vez pensaré con la cabeza muy fría (aunque de antemano sé que esa promesa no durará ni un sólo día). En fin, que Cartas de amor a los muertos tampoco ha estado tan mal, es sólo que he encontrado una serie de detalles que no me han terminado de convencer y que le restan muchos puntos a la historia.

La idea de escribir a persona famosas es peculiar y hasta cierto punto innovador, por lo que la autora empieza con muy buen pie su novela. Sin embargo, siento que se ha quedado a mitad de camino, dejando sin pulir varios aspectos que pudieron darle un mejor giro a la historia y dando como resultado una novela normalita que entretiene, pero nada más. Cartas de amor a los muertos tiene varios componentes que podría haber hecho de él un libro especial, de esos que tienen mensajes por atesorar, pero ha todo quedó en la intención. Esperemos que para una próxima novela Ava Dellaira se ponga las pilas, porque se ve que talento no le falta.
Sé que he escrito cartas a personas que carecen de domicilio en esta tierra, sé que ustedes están muertos. Pero los oigo. Los oigo a todos ustedes. Estuvimos aquí. Nuestras vidas son importantes
¿Han leído Las ventajas de ser invisible? Mucho me temo que Cartas de amor a los muertos se parecen demasiado a la novela de Chbosky, pero en una versión femenina. A mí no me gustó tanto la historia de Charlie y la de Laurel se queda en un punto intermedio. Sin embargo, tengo que decir que la idea de escribir cartas a personas famosas le da un toque especial, hasta cierto punto original que pudo haber hecho que la historia destacara... pero que se ha quedado en el intento. Las misivas eran ideales para darle a Laurel, la protagonista, toda la profundidad que requería la novela pero yo he sentido una chica con una personalidad indefinida que no llega a transmitir todas las emociones de las que habla en sus cartas. El hecho de que la autora intentara relacionar las cosas que le pasaban a su protagonista con las letras compuestas por sus destinatario es otro plus a la historia, pero tampoco ha funcionado perfectamente, puesto que en algunos casos se veía forzado. 

Laurel, como toda chica adolescente, esta pasando por una etapa difícil en su vida. La muerte de May solo llega para hundirla más en su tristeza y siente que sin ella será incapaz de afrontar lo que está por venir. Su padre es prácticamente un alma en pena, yendo de aquí para allá, trabajando mecánincamente e intentando sobrellevar la nueva vida de la mejor manera posible. Su madre ha preferido cambiar de aires: cogió su maleta y tomó el primer avión que pudo. Apenas ve a Laurel y su única comunicación es a través del teléfono. Cuando conoce a Hannah y Natalie se resiste a entablar un vínculo porque sabe que podría ser algo frágil. Pero cuando ellas la acogen y la involucran en sus vidas, Laurel se da cuenta de que tener dos mejores amigas no es tan malo. Ava Dellaira, además de una crisis familiar, se atreve a tocar temas como sexo, drogas y homosexualidad de una manera casi natural, pero siento que no ha llegado a profundizar en ello lo suficiente. Creo que ese es mi principal problema con Cartas de amor a los muertos: tiene los componentes necesarios, pero le hace falta más profundidad para ser una novela ideal.
Creo que mucha gente quiere ser alguien, pero tenemos miedo de que si lo intentamos, no vamos a ser tan buenos como todo el mundo imagina que podríamos ser.
Hablando de personajes, Laurel es una protagonista demasiado voluble para mi gusto: en ocasiones podía resultar mas bien sosa y otras, hasta daba ganas de zarandearla un poco para que espabile, deje de compararse con May (lo hace tanto que es cansino) y empiece a afrontar su vida como una persona autónoma. Me frustra saber todo lo que pudo haber sido una novela (al margen de si se parece a otra o no), pero que por no pulirlo un poco más ha quedado en ser una historia normalita que llega y se olvida rápidamente. Aparte de Laurel, no hay mucho que decir de resto del elenco. Personajes secundarios (algunas más planos que otros) no hay demasiados, solo los suficientes para construir una atmósfera escolar, alguno que otro escenario romántico y un par más para los flashbacks que nos ayudarán a conocer a May, cuya muerte me pareció simplemente extraña (me refiero a la forma de morir, no el por qué). 

En conclusión, Cartas de amor a los muertos parte de una idea origina que no ha terminado de ser aprovechada del todo, por lo que queda como un  libro pretencioso que promete más de lo que ofrece. Se parece bastante a Las ventajas de ser invisible, pero también tiene mucho de El cielo está en cualquier lugar. En lo personal, yo recomendaría esas dos novelas antes que esta, aunque tengo que reconocer que para pasar el rato tampoco está mal.



PD: Me olvidaba comentar que V&R Editoras han logrado una edición preciosa, un detalle más que rescatar de la novela. Me encanta como está estructurada y la portada, por supuesto, es algo más que tener en cuenta.
Related Posts

3 comentarios:

  1. La verdad este libro vende por su portada xD yo no lo he leído pero la simple portada hace que me entren ganas. Aún así el hecho de que no se lleve a cierta profundidad me tira un poco para atrás...
    ¡Gracias por la reseña!
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me llama mucho, muchísimo este libro *.*

    ResponderEliminar
  3. Deseaba hacerme con el libro antes de que se tradujera al español, y tengo la intención de leerlo pero tengo tantos en la lista de pendientes que pf.

    Un saludo^^

    ResponderEliminar

Quien escribe

Quien escribe
CRISTINA RAMÍREZ
Lectora a tiempo completo y psicóloga en proceso. Adoro el invierno, el café y las historias capaces de llegar al corazón. Ah, y los gatos también.

Entradas a tu mail

+ Contenido


 photo MENU5_zpsrowextgr.png

 photo MENU6_zpsobbyb49b.png

 photo SUGIEREUNPST_zpsevmkxpt4.png

Mis proyectos

 photo 4r small_zpswvfra76v.png
Club virtual de lectura

@palabrasqv en Instagram