Reseña: Llévame a cualquier lugar

Llévame a cualquier lugar
+ Datos sobre el libro | Lee los primeros capítulos

Un concurso de periodismo y dos chicos dispuestos a todo para obtener el premio...
Léane es francesa y ha llegado a Inglaterra para su primer año de universidad. Adaptarse no le ha resultado tan difícil como pensaba, pero siempre está el hecho de extrañar a la familia que dejó en el continente. Cuando se presenta al concurso, sabe que esa es la primera puerta que tendrá que cruzar para cumplir sus sueños. Lo que no sabe es que encontrará en Blake a un contrincante a su altura, no solo porque parece dominar el escenario que pisa, sino también porque hará hasta lo imposible por vengarse de un pequeño desliz que tuvo Léane en la primera etapa del certamen y que casi le cuesta a él su puesto en el mismo. Los roces entre ellos comienzan en el primer capítulo: Blake no se corta al momento de hacerle jugarretas a Léane y ella está más que dispuesta a pagarle con la misma moneda. Pero entre constantes tira-afloja empieza a surgir algo que ninguno de ellos puede negar y que puede convertirse en una ayuda (o un obstáculo) en su camino hacia el premio final.

Cuando leí la sinopsis de Llévame a cualquier lugar supe que sería un libro entretenido, pero sin muchas pretensiones. Y así fue. La autora ha tenido el acierto de comenzar su novela situando al lector de lleno en la acción y luego ir contextualizando de a pocos, soltando los datos necesarios para conocer a nuestros dos protagonistas y dando un vistazo de lo que es su día a día. Nos cuenta las razones que cada uno tiene para optar por el premio y también las causas del odio que nace entre ellos. Si bien es cierto que al comienzo cada una de las trastadas que hacía Blake me daban algo de risa, luego de un par de páginas empezó a resultar cansino y no pude dejar de sentir que ambos protagonistas se comportaban como niños ¡están en la universidad, por favor! Eso no quiere decir que se comporten como santos, pero hacen cada cosa que es más propio de adolescentes y eso fastidia un poco, teniendo en cuenta de que se trata de un libro new adult. Afortunadamente eso termina pronto y da paso a la parte más romántica de la historia y he de reconocer que con ello la novela mejora mucho. Es bonito ver lo real que la autora ha plasmado la historia de Léane y Blake, con diálogos llenos de ternura, pero también con alguno que otro malentendido. También es genial ver cómo ambos empiezan a ayudarse mutuamente: él le da a Léane la seguridad que necesita y ella le hace ver la vida de otra forma, más alegre y llena de color.

Lo malo de la parte romántica es que lleva a que el concurso de periodismo pase a segundo plano y con ello le quita una parte muy importante a la novela. Me hubiera gustado que la autora explote más este recurso, conocer un poco más del mundillo y no dejarlo en la típica historia juvenil de chico conoce a chica, hay un par de líos de por medio y todos terminan felices para siempre. Las pruebas que se plantearon en el concurso no han estado nada mal, pero quizás pudo añadirse algún componente más original para generar más expectación por los resultados en lugar de volverse predecible quién sería el ganador. 

En cuanto a los personajes, si bien considero que todos están más o menos perfilados, siento que Léane y Blake no terminan de salir de los tópicos de chica buena y chico bribón. Por supuesto, cada uno tiene sus peculiaridades personales que los distinguen (y también sus propios miedos), pero les hace falta desarrollo para ser personajes de carne y hueso. La parte dramática, que tiene también una buena cuota dentro de la novela, se hace presenta casi al final y es, en definitiva, mi parte preferida de Llévame a cualquier lugar, no sólo porque tiene más desarrollo que las anteriores, sino porque es dónde sale a relucir el verdadero carácter de los personajes. Lástima que todo se resolvió demasiado pronto, porque estoy segura de que el argumento daba para un poco más sin caer en la exageración.

En conclusión, Llévame a cualquier lugar no deja de ser una novela cuyo principal propósito es ser entretenida. Hubiera mejorado mucho si tuviera más toques de originalidad, pero tampoco ha estado nada mal. Se lee rápido, la pluma es sencilla y directa y aunque puede resultar predecible en varias escenas, también es capaz de sacar un par de sonrisas a lo largo de su desarrollo.

Related Posts

3 comentarios:

  1. Vanessa2:58 p. m.

    A mi en particular me gustan las historias romanticas, y esta no fue la excepcion. Concuerdo contigo en que dejaron de lado el concurso (esperaba ver la celebración) e incluso podría decir que tambien la amistad, sentí un cambió un poco brusco. Pero en general, me gustó que el amor que empezaron a sentir, fuera de a pocos y no amor a primera vista (me parece mas creible). En general, es una buena lectura para mí y es ligera :)

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustó y me enganchó mucho :D

    ResponderEliminar
  3. Se me hizo mas de lo mismo que escriben muchas escritoras que enfatizan al morbo sexual ( si esta bien dicho de esa manera ) que en parte ya me tienen colmada , pense que seria diferente con una buena historia , pero NO¡¡¡ asi que no lo recomendaria.

    ResponderEliminar

Quien escribe

Quien escribe
CRISTINA RAMÍREZ
Lectora a tiempo completo y psicóloga en proceso. Adoro el invierno, el café y las historias capaces de llegar al corazón. Ah, y los gatos también.

Entradas a tu mail

+ Contenido


 photo MENU5_zpsrowextgr.png

 photo MENU6_zpsobbyb49b.png

 photo SUGIEREUNPST_zpsevmkxpt4.png

Mis proyectos

 photo 4r small_zpswvfra76v.png
Club virtual de lectura

@palabrasqv en Instagram