Reseña: Pídeme lo que quieras, o déjame

Pídeme lo que quieras, o déjame
Autora: Megan Maxwell
Trilogía Pídeme lo que quieras (3 de 3)
Editorial Esencia · 416 páginas · ISBN: 9788408118282
Lee los primeros capítulos
Judith y Eric regresan de su viaje de novios tras una boda de ensueño. El se siente el hombre más feliz del universo y no se imagina su vida sin ella; sin embargo, los celos y el afán de protección de Eric los enfrenta una y otra vez.
Por su parte, Judith está encantada con su Iceman particular y siempre intenta verlo todo por el lado positivo, aunque en más de una ocasión se llene el cuello de ronchones... Disfruta de Eric y de sus juegos sexuales, excepto cuando él le susurra que uno de sus mayores deseos es tener un hijo con ella.


Con  Pídeme lo que quieras, o déjame llegamos por fin  al esperado desenlace de la trilogía con la que Megan Maxwell se hizo un lugar en el género de la novela erótica. Nunca descarté leer esta último entrega, aunque ya me veía venir ciertas cosas que terminaron con mis buenas intenciones de finalizar esta serie con bonitos recuerdos. Intentaré no explayarme mucho en esta reseña, puesto que todo lo que comenté para Pídeme lo que quieras, hoy y siempre se aplica perfectamente a este libro, incluyendo el exasperante carácter de Judith, los enfermizos celos de Eric y lo repetitivo que son algunas escenas de sexo. En la anterior reseña critiqué el desesperante carácter de Judith, tan temperamental e impulsiva. Si es así en su día a día ¿cómo creen que lo será cuando esté embarazada y con las hormonas revolucionadas? Sí, eso exactamente es lo que encontrarán en este libro, además de la cuota imprescindible de discusiones tan frecuentes (y a veces por cosas tan insulsas) de nuestros protagonistas. A todo ello (que no es poco) quisiera añadir unos cuantos puntos que expongo a continuación.

Primero, está el tema de las canciones. Ya sé que poner una estrofa de algún tema puede dotar de cierta emotividad a la novela, pero a mí, personalmente, me fastidia un poco la lectura y hace que el libro sea más lento. No recuerdo la cantidad de veces que vi varios estribillos por capítulo, pero sí que eran bastantes. No sé, a lo mejor a la autora le traen buenos recuerdos, o cree que pegan muy bien con la historia, pero en mi caso (tanto si la conozco como si no) no me gustan nada.

Segundo, el asunto de la escritura. Vale, admito que en las primeras novelas de Megan que leí no me gustaba su escritura, pero poco a poco fui encontrándole el gusto y terminó por encantarme esa forma tan fresca de narrar que tiene. Pero en esta novela he encontrado demasiados «Diosssss», «Cuchuuuuu», «Madre míaaaa», entre muchos otros como para poder pasarlos por alto. Sinceramente, me molesta tener que leer un libro con tantos de esos detalles, me desespera tener que leer tantas letras iguales juntas. ¿Tan difícil es poner simplemente que dijo tal o cual cosa alargando las silabas? Y hablando de «Cuchuuuuu», regreso con mi crítica para con los españolismos. ¡Oiga, que no todos somos de España! Hasta ahora no sé que significa exactamente el término cuchufleta entre muchos otros y algunas que otras frases elaboradas. Ya sé que la protagonistas es jerezana y como tal tiende a usar ciertas jergas pero ¡usar el español neutral no le hace mal a nadie! Mas aun teniendo en cuenta de que tiene lectores en Latinoamérica.

Lo tercero son los personajes. Siempre he simpatizado con gran parte del elenco de todas las novelas de Megan que he leído, mas en este caso tengo que decir que muchos de ellos estaban de relleno. Y eso también me lleva a decir que no considero que Pídeme lo que quieras, o déjame sea un libro absolutamente necesario para cerrar la trilogía. Con dos entregas se hubiera quedado bien, ya que el anterior título nos dejó con un final lo suficientemente cerrado que no requería de un libro más que fue solo relleno y para prolongar lo improlongable. Lo sentí tan forzado, como si fuera escrito solo por la necesidad complacer a los fans o de tener una trilogía antes de una bilogía.

En conclusión, Pídeme lo que quieras fue una trilogía que comenzó con buen pie, pero que fue decayendo con el transcurrir de las entregas. Es cierto que ha marcado un nuevo tipo de novela erótica, muy diferente al boom de Cincuenta Sombras y con unos personajes que pudieron dar mucho más de no tener un carácter tan extremista. Por último, me queda comentar que Maxwell sacará una novela corta titulada Sorpréndeme que gira en torno a Björn - mejor amigo de Mr. Zimmerman - la cual no pienso tocar aunque ese sea unos de los poco personajes recatables de la novela.


***********
Related Posts

3 comentarios:

  1. No llegué a terminar el primero, no es mi estilo no me gustó, así que lo demás no los voy a leer. Gracias por la reseña.

    Besos :*

    ResponderEliminar
  2. Me falta leer esta tercera parte y he visto en crisol que venden los tres libros! :)ohh aunque no te ha convencido del todo igual quiero leer este libro, besicos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en la FIL vi que ya estaba a la venta la trilogía completa (aunque le cambiaron la portada al primer libro).
      Sería genial comparar opiniones, espero que puedas leerlo pronto ¡a lo mejor a ti te gusta mucho más que a mí! :D
      Un besote,

      Eliminar

Quien escribe

Quien escribe
CRISTINA RAMÍREZ
Lectora a tiempo completo y psicóloga en proceso. Adoro el invierno, el café y las historias capaces de llegar al corazón. Ah, y los gatos también.

Entradas a tu mail

+ Contenido


 photo MENU5_zpsrowextgr.png

 photo MENU6_zpsobbyb49b.png

 photo SUGIEREUNPST_zpsevmkxpt4.png

Mis proyectos

 photo 4r small_zpswvfra76v.png
Club virtual de lectura

@palabrasqv en Instagram