Reseña: El tiempo de Ann

El tiempo de Ann
Autora: Andrea Rodríguez
Libró único · Ediciones Frutilla
408 páginas · ISBN: 9789873325403


Annabella tiene mucho a lo que enfrentarse en su primer año de universidad. Eso será fácil en comparación cuando tenga que poner la cara a un suceso inesperado y prácticamente imposible: ha viajado en el tiempo, y como si estar en el año 1723 no fuera poco, descubre que tampoco está en Argentina, sino en una España totalmente diferente a la actual. Entenderá, tristemente, que en esa sociedad no hay lugar para una chica de ropa extraña, y que cualquiera puede arrebatarle lo que es suyo. Pero estará dispuesta a pelear por sus derechos ahora inexistentes, y al encontrarse con el mismísimo Príncipe de Asturias, sabrá, con certeza, que los príncipes azules no existen. Ann debe demostrar que es fuerte e inteligente para salir adelante, principalmente, cuando se convierte en la pequeña obsesión de Estéfano.

Gracias a la autora por ceder el ejemplar a eBook Tours

Annabella Maurelle pasó de ser una chica universitaria a una pobre y extraña desconocida en menos de un suspiro. En una época muy distinta a la suya y en un país que nada tiene que ver con su natal Argentina, Ann no podía sentirse más que perdida. Pero las cosas acaban de comenzar y el hecho de que una mujer arisca la encierre en un burdel como mercancía, no es más que el principio de una odisea cruel que tendrá que recorrer si quiere regresar a su mundo. Encerrada en aquel lugar, se dará cuenta de que los príncipes azules no existen y que cualquiera puede llevarse lo más preciado: su virginidad. ¿Acaso todo es un mal sueño, una pesadilla de la cual podrá despertar? ¿Cómo regresar a su vida, a su tiempo? Y sobre todo, ¿hay algún motivo para seguir viviendo luego de ser usada como si fuera un objeto? Annabella no tardará en descubrir que la vida en 1723 no era como ella pensaba, que las mujeres no son más que objeto de procreación y que con sus costumbres modernas solo puede ser tomada por demente... y aun así convertirse en el capricho sexual del mismo Príncipe de Asturias.

¿Bonita portada, verdad? Desde que leí la saga de Kierstin Gier he estado enganchada a las novelas que  narran saltos en el tiempo. Me gusta ver cómo los autores se las arreglan para hacer creíble una historia que infringe las leyes de la cronología y cómo logran (o no) traer a sus protagonistas de vuelta a su época. Bien, a lo que vamos: he tenido sentimientos encontrados con este libro. Ya me habían avisado que contenía escenas fuertes y síndrome de Estocolmo, así que empecé la lectura más que preparada. Por un lado, me ha gustado la ambientación, pero también hay cosas que me han descolocado. Adoro las novelas históricas, pero me gusta que estén bien cuidadas, tanto en lo que se refiere al escenario como a las costumbres y la forma de expresión de los personajes. En cuanto a lo primero, me parece que la autora lo ha hecho bastante bien, dando como resultado un bonito y detallado escenario. Pero en lo que se refiere a costumbres, le ha faltado un poco más de trabajo. Sé que escribir una novela histórica cuando no se es especialista en el tema es complicado (y aún siéndolo es difícil) y por ello he intentado pasar por alto varias cosas. Pese a todo, lo que sí me ha chocado es la forma de comportarse de Estéfano, el príncipe. Considero que su forma de hablar/comportarse no va de acorde a la época (ni a la de un miembro de la realeza) y usaba algunos términos que dudo que se conocieran por ese entonces (por ejemplo, cuando le pregunta a Ann si ella es bipolar ¿no es un término específico y avanzado para ese tiempo?). Los demás personajes también tiene un poco de esto, pero al no ser protagonistas, no se ha notado tanto.

Luego está el asunto del romance, que es una cuestión en la que prefiero no ahondar. Andrea Rodríguez ha elegido un tema delicado para su obra, como es el caso de las violaciones sexuales. Ya mencioné que comencé a leer la historia sabiendo lo que contenía, pero lo que no puedo sacarme de la cabeza es cómo Ann llegó a enamorarse del príncipe después de lo que había hecho. Una cosa es padecer el síndrome de Estocolmo y otra muy diferente, llegar a amar a la persona que te hizo daño. Entiendo que Estéfano trató de enmendar sus errores, pero me parece insuficiente el tiempo que tardó Ann en afrontar la situación, perdonarlo y enamorarse de él. No profundizo más en el tema porque no soy psicóloga (aun no, recién voy en los primeros años de la carrera) ni experta en psicopatología del síndrome, pero esta es mi opinión y respeto la de los demás.

Por último, pasemos al tema de la redacción y ortografía. Anteriormente he tenido la oportunidad de leer un texto publicado por la misma editorial, Ediciones Frutilla. No sé si es cosa de ellos o de la autora, pero he encontrado varios errores ortográficos y otros tantos de redacción, lo que dificulta la lectura y llega a resultar cansino. No digo que el libro tiene que estar impecable (lo que sería ideal) porque a todos se nos pueden olvidar poner un punto, una coma o una letra fuera de lugar, pero sí reducir al mínimo estos errores de puntuación y gramática para facilitar la lectura.

En conclusión, no puedo decir de manera rotunda si el libro me gustó o no. Hay cosas que me han agradado de la historia pero otras tantas que me han chirriado durante ciertas páginas. Si tuviera que recomendarlo lo haría, pero con algún par de advertencias, por lo que pudiera ocurrir. 

Related Posts

14 comentarios:

  1. No he leído ningun libro sobre viajes en el tiempo, pero me gusto mucho la reseña que hiciste asi que lo apunto, haber si lo encuentro. xoxo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Puedes conseguirlo en Amazon a un precio realmente cómodo. Te dejo el link: http://www.amazon.com/tiempo-Ann-Spanish-Edition-ebook/dp/B00AOXAZXU

      Un besote,

      Eliminar
  2. Me llama la atención, muestra una trama llamativa y algo morbosa me gustaría leerlo ^^. Y sobre el síndrome de Estocolmo no sé porque aún ni he empezado la carrera supuestamente si hay plazas empiezo el año que viene pero se supone que es cuando te enamoras de tu secuestrador con que a saber igual no es el primer caso de chica que se enamora de su violador. Hay gente muy rara por el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He investigado un poco y por lo visto, el Síndrome de Estocolmo es cuando la víctima tiene sentimientos de afecto y cree estar enamorada de su captor. Pero también sé que esos sentimientos se desvanecen con el tiempo. De todos modos, mi crítica va con el hecho de que, aún habiendo afrontado todo ello, la protagonista llegue a amar tan pronto al príncipe.
      Raro no es, son mecanismos de defensa del cuerpo y la mente y muchas veces se manifiestan de manera inconsciente, por eso hay que tratarlos :)

      Un beso,

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Me ha gustado mucho tu reseña, nunca he leido un libro sobre viajes en el tiempo. La verdad que parece muy interesante y después de tu reseña me pica aún más, me lo apunto, sí, sí.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gustan los viajes en el tiempo, espero que te animes con la trilogía "Joyas preciosas" de Kerstin Gier ¡a mí me encantó!

      Eliminar
  4. ¡Hola! Primero, muchas gracias por haberlo leído y por tu sincera opinión.
    Lamento lo de los errores, hace semanas que trabajo en ellos (llevo corregida la mitad del libro, por lo que tuve que entregarlo como estaba para el tour). ¡Con lo de los términos, lo mismo! Voy lenta en la corrección por eso mismo, hay frases que tengo que cambiar si o si, así como actitudes que al leerlas en papel no me convencieron.
    Con respecto a lo de síndrome, lo hable mucho con un psicólogo, porque el libro en realidad fue escrito sin contar con esa perspectiva, pero llegando a ella de igual forma. Hay muchos casos de este síndrome, y los mas típicos tienen muchas cosas contempladas que no suceden en este libro. Si bien Ann siente que necesita a Estefano para muchas cosas, no siempre esta feliz de tenerlo al lado. El sentimiento se va desarrollando a lo largo de la historia, pero, como el síndrome se define como "cualquier relación que comience con una victima y un victimario, y termine con amor, cariño o algo parecido" (XD) la novela entra en esa categoría. Sin embargo, no hay muchos casos en el que el victimario se arrepienta. Es mas común, por ejemplo, que la victima sea totalmente manipulada, o defienda al victimario de lo que ha hecho. Como contraparte, Ann jamas lo defiende y ella sabe muy bien que lo que le hizo esta mal.
    Se trata, con todo esto dicho para que se entienda mejor, de un caso demasiado atípico, pero caso al fin.

    Obviamente, sigue siendo un tema muy delicado y no ha muchos les gusta. Sabía lo que hacia cuando lo publique, no crean que no, por eso respeto mucho a quienes no les ha gustado. Pero me limito a explicar en que consiste este caso de Síndrome.
    ¡Así, gracias por compartirlo con todos!

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy leyendo el libro, también gracias a ebook tours, y aunque como dices, tiene varios puntos buenos como lo son las descripciones de los entornos, este asunto de la violación me ha indignado muchísimo. Conozco chicas que han sido violadas y ni por asomo han reaccionado como lo ha hecho Ann. (También estudio psicología, aunque a mí me falta un año para terminar)
    Con respecto a la explicación que ha dado la propia autora… sí, ya, se agarró de las rarezas de las rarezas, el problema es que no toda la gente que lee la novela sabe que es eso, rarezas de rarezas, y piensa que es normal, lo que desemboca en que luego, cuando sale una chica violada teniendo problemas para superarlo le sueltan cosas como: «ya, mujer, supéralo» o «ni que hubiese sido tan terrible» o «hay quienes viven cosas peores» o «no seas dramática». Por eso, si vas a hablar de cosas muy raras —que es enteramente válido— por favor, explíquese el punto al final de la novela.
    En fin, ya lo terminaré y podré dar mi opinión completa.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que pensé en incluir el punto, pero no me pareció que viniera al caso en todo momento. Me limite a advertir que podía herir la sensibilidad del lector, de ahí que cada uno decidiera o no leerlo.

      Eliminar
    2. Creo que con el simple hecho de advertir lo que el lector va a encontrar, no es siempre necesario aclarar que tipo de síndrome de estocolmo es, porque lo es y punto. De ahí luego, a que el lector le guste o no.

      Eliminar
  6. A mí me faltan los últimos capítulos y la reseña, pero con todo respeto a la autora. No sé qué tan bien se habrá documentado sobre el Síndrome de Estocolmo o qué clase de psicólogo le dijo que es una relación afectiva que empieza como víctima-victimario. Este síndrome se da mucho en personas que han sido secuestradas ya sea por largos o cortos periodos de tiempo, que sucede como un mecanismo de autodefensa psicológico en que la persona crea una situación de afecto al secuestrador para que la situación no sea tan fuerte psicológicamente, pero esta relación de afecto no es verdadera, aunque una mujer puede creer estar enamorada de un hombre que la tuvo cautiva (el solo violar no es suficiente sino que tiene que ser recurrente o estar en contacto constante con su violador, como en el caso de Ann), la mujer cree estar enamorada, y esto es importante recalcar CREE, jamás de los jamases se han dado casos en que una mujer víctima se haya enamorado DE VERDAD de su victimario. El libro iba bien en este sentido, Ann si bien no tuvo reacciones que a mi me parecieran convincentes, se pudo haber enfocado lo del síndrome de Estocolmo de una forma realista, responsable e informada, pero que se llegue a enamorar de Estefano y a vivir feliz para siempre porque su barrera psicológica pasa a ser un “amor verdadero”... no, ahí hay un gran fallo y un mensaje que además de irreal es negativo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya dije, me documente con un psicologo graduado de una buena universidad y que a demás, sabe muchisimo sobre el tema. No es una relación afectiva. Repito es, en grandes rasgos, "una relación que termina con afecto (o creencia del afecto) después de un comienzo en donde la victima ha sido dañada". Secuestro, violación, es lo mismo para Sindrome. Los casos comunes son los de secuestro, este no es un caso común. Como dijiste, puede que sea irreal, sigue siendo fantasía. Y según este psicólogo, si se han dado casos en donde el victimario se ARREPIENTA. Se lo pregunte treinta veces para asegurarme.
      Si bien dices que el mensaje es negativo, por el lado de perdonar a un violador. El mensaje en si es la evolución de las personas, mas allá de un problema psicológico o no.
      Obviamente, que si a ti no te gusto, lo acepto totalmente. Pero necesito aclarar (si es necesario una y otra vez) como se desarrolla este síndrome a lo largo de la historia, de la misma forma que aclarar que tampoco es la única trama que hay dentro de la novela.
      En fin, no digo mas. ¡No crean que me ofendí ni nada! La pobre Itza pensó que me había enojado. Simplemente acepto las opiniones de todos, pero también defenderé mi obra en ciertos aspectos. ¡Besos!

      Eliminar

Quien escribe

Quien escribe
CRISTINA RAMÍREZ
Lectora a tiempo completo y psicóloga en proceso. Adoro el invierno, el café y las historias capaces de llegar al corazón. Ah, y los gatos también.

Entradas a tu mail

+ Contenido


 photo MENU5_zpsrowextgr.png

 photo MENU6_zpsobbyb49b.png

 photo SUGIEREUNPST_zpsevmkxpt4.png

Mis proyectos

 photo 4r small_zpswvfra76v.png
Club virtual de lectura

@palabrasqv en Instagram