Reseña: Delirium

El amor, la más mortal de todas las cosas mortales. Te mata tanto cuando lo tienes como cuando no lo tienes.

En una sociedad del futuro donde el amor es algo que se debe erradicar, Lena Holoway vive sus últimos días en Portland como una chica capaz de emocionarse, tener miedo o avergonzarse. Falta muy poco para su cumpleaños número dieciocho, para que le administren la cura contra la deliria nervosa de amor y para vivir una vida planificada, sin emociones ni sobresaltos.
En aquella sociedad distópica, Estados Unidos ha cerrado su fronteras, delimitando un territorio regido por leyes severas que buscan un control total. Lo que queda fuera es la Tierra Salvaje, donde rebeldes y simpatizantes se refugian para evitar que se les quite la capacidad de amar.

Aparentemente, Lena es feliz con la vida que le ha tocado: no tiene padres, pero su tía le ha acogido en su casa. No tiene muchos amigos, pero que Hana sea su compañera de toda la vida es más que suficiente. No es hermosa, pero tampoco le importa mucho, pues el gobierno se encargará de emparejarla con alguien que esté a su mismo nivel en todos los aspectos. Todo parece estar en orden, siguiendo el cauce normal de una persona normal. Hasta que llega el día del examen y conoce a Álex, un inválido, un chico que finge estar curado pero que en realidad pertenece a la resistencia, un grupo que se opone a las ideas radicales del Estado.

Poco a poco, la Lena obediente, sumisa, la que nunca se había saltado una regla o un toque de queda, se ve invadida por nuevas emociones y anhelante de conocer el mundo más allá de lo que sus ojos ven. Su joven corazón no puede resistirse a experimentar algo que nunca había sentido. Ella trata de evitarlo, trata de alejarse de él, trata de huir de sí misma. Pero es imposible. Falta muy poco para que se le administre la cura .... y Lena Holoway se ha enamorado.
-¿De qué tienes miedo? -pregunta.
-Tienes que entender que yo sólo quiero ser feliz. Solo quiero ser normal, como todo el mundo.
-¿Estás segura de que ser como todo el mundo te va a hacer feliz?
-No conozco otro modo...
-Déjame que te muestre.
En resumen, tenemos una sociedad del futuro a mi entender creíble con las justas, una chica, un chico y un amor imposible. Tras leer varias buenas críticas, quedé con muchísimas ganas de probar la pluma de Lauren Oliver y en un primer momento, apenas terminando de leer el libro, lo primero que pensé es que era una buena historia. Con el transcurrir de los días he ido dándole vueltas en la cabeza al argumento y a los personajes y después de varias semanas, recién he podido terminar esta reseña. No es que me haya dado pereza redactar sino que me puse a pensar y repensarlo mejor. Hoy no puedo decir que la historia no sea buena. De hecho, tiene una excelente idea principal y un buen argumento, pero hay detalles que deben cuidarse y personajes que deben pulirse para tener un escenario más verosímil.
Respecto al contexto, la sociedad futura de la que nos habla Oliver no ha avanzado mucho que digamos. Han encontrado la cura, es cierto, pero ¿que hay de los demás avances tecnológicos? La humanidad de hoy en día avanza a pasos agigantados y por ello me sorprende que en el libro no se den más ejemplos de ello. Si hasta dicha sociedad han pasado décadas, en algo se debe haber mejorado en varios aspectos (de seguridad, principalmente), pero sigo sintiendo a ese escenario poco creíble (y no doy ejemplos - que vendrían muy bien - por no spoilear la historia). 

El ritmo al comienzo es lento, tedioso, con mucho texto y casi nada de diálogo. Está bien que nos tengan que introducir a la historia, explicarnos cosas, mostrarnos las reglas del juego, pero tampoco costaba mucho poner más interacción. Al menos yo, soy de las que adoran un libro que sabe mantener un equilibrio entre texto y conversación: adoro las explicaciones largas (pero con lo justo y necesario) pero también me gusta que sean los personajes que expliquen interactuando con otros y no que te suelten de sopetón todo en un interminable párrafo. Este punto mejora un poco más o menos a mitad del libro y ya para el final no lo sientes tanto por la curiosidad de saber qué ocurrirá con los protagonistas. 

Sobre los personajes, puedo decir que tienen mucho por mejorar. Había momentos en los que quería zarandear a Lena, decirle que decisiones como las que tenía que tomar no pueden ser planeados tan a la ligera, que no sea tan contradictoria con lo que piensa y hace ... pero he intentado ponerme en su piel, intentar comprenderle (por lo de su madre), pensar que podría haber hecho yo en su lugar y eso en cierto modo me ayudó a sobrellevarla durante toda la novela. Por otro lado, Álex no llegó a cautivarme como lo hacen otros protagonistas: se hace más énfasis en su aspecto físico que en lo que verdaderamente importa. Pero sé que ambos pueden madurar y que en el siguiente libro las cosas seguro serán mejores.  

Situaciones poco creíbles también las hay y varias. ¿Pueden pasarse por alto? Algunas sí, otras no tanto que, como ya dije, prefiero no mencionar por no malograr la lectura a alguien que quiere disfrutar de la historia.

En conclusión, me quedo con algunos los personajes secundarios que tienen más por explotar en la siguiente entrega, como es el caso de Grace. Me quedo también con el argumento general de una historia sobre el amor, pero no en el sentido estrictamente romántico, que me parece genial y sobre todo y pese a las cosas negativas que he encontrado, me quedo con ganas de saber qué pasará con ese final tan abierto.

*****
Related Posts

5 comentarios:

  1. Coincido contigo en que Gracie tiene todavía mucho por descubrir, la historia está muy bien, coincido contigo en que al principio la historia se hace un poco pesada, pero en general a mí me gustó =)

    ResponderEliminar
  2. A mí me gusto mucho este libro, estoy deseando poder hacerme con Pandemonium. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Últimamente me he dedicado a leer de política, me hace falta algo dulce como esto :) Tus recomendaciones son tan lindas como tú y tu blog. Me encanta pasarme por aquí :*
    ¡¡Que tengas un muy lindo día!!

    ResponderEliminar
  4. Yo es que a Lena la he entendido. Su cambio no es de un día para otro pero a veces me dan muchas ganas de zarandearla muy muy fuerte.
    Y con eso que mencionas del diálogo pues yo estoy acostumbrada a leer libros con menos diálogo que este... o con diálogo casi nulo así que... eso no fue difícil :)

    Esa sociedad, la de Oliver, me parece que va en retroceso. Pocos tiene automóvil, y no hay mucho combustible como para moverlos. Una computadora no se la puede permitir cualquiera, ni siquiera Lena, así que creo comprensible que Lena no hable mucho de esto... pero de que falta... algo, falta. Y esperate a Pandemonium a los "entonces", si allí apenas si se habla de tecnología, los incurados pueden permitirse aun menos...

    Nea.

    ResponderEliminar
  5. Coincido con todo lo que dices. Pero hay algo más, la sociedad de gente no curada, que no tiene ninguna lógica.

    Veamos. ¿Ves a los terroristas musulmanes haciendo tonos en NY? No hay lógica. Son tan pocos, que arriesgar a todos los especímenes jovenes de su cofradía en una fiesta, EN UNA FIESTA es estúpido.

    Es que no piensan que de por si son pocos y débiles y se van a mandar a tonear... en ese momento se me cayó la historia...
    aparte de que no hay tecnología (en el país con más premios nobel) ni hay suficiente fuerza militar como para acabar con todos (en el pais que tiene mas fuerza militar que los 29 países siguientes en la lista juntos) ni hay libertad en el país de la libertad (donde la desobediencia civil es la que llevó a la gente a exigir derechos para la mujer, para los negros, para los gays, o sea, rompiendo reglas antiguas y obsoletas).

    Y otra cosa que no me cuadra es que en el libro no se habla nunca de amor. Hablan de ilusión, de enamoramiento, pero casi nunca de amor. El único amor que hay en el libro es el de la madre por los hijos. Y más sorprendente es que el proceso afectivo no lo entiendan ni los mismos científicos, joder, que el amor es algo que nace con los años, no las mariposas en el estómago, eso es mera ilusión...

    Y no olvidar que lo que Lena lo tiene de odiosa, su mamá lo tiene de poderosa... es que su mamá es Hulk, tu entenderás...

    ResponderEliminar

Quien escribe

Quien escribe
CRISTINA RAMÍREZ
Lectora a tiempo completo y psicóloga en proceso. Adoro el invierno, el café y las historias capaces de llegar al corazón. Ah, y los gatos también.

Entradas a tu mail

+ Contenido


 photo MENU5_zpsrowextgr.png

 photo MENU6_zpsobbyb49b.png

 photo SUGIEREUNPST_zpsevmkxpt4.png

Mis proyectos

 photo 4r small_zpswvfra76v.png
Club virtual de lectura

@palabrasqv en Instagram